HORIZONTALES

Por líneas de vida fijas entendemos aquellos dispositivos de anclaje que podemos encontrar en lugares con riesgo de caídas de altura, teniendo por finalidad permitir a un usuario, equipado de un arnés anticaídas y un equipo de protección, el desplazamiento a lo largo del dispositivo de anclaje o línea de vida estando siempre conectado facilitando la prevención de caídas de altura y posibilitar las labores de acceso y posicionamiento para trabajos de mantenimiento en dichos lugares donde queda la instalación.



Componentes de una línea de vida
Los componentes habituales de una línea de vida son:

  • Anclaje inicial: donde comienza la línea de vida, placa de anclaje.
  • Anclaje terminal: donde acaba la línea de vida, placa de anclaje.
  • Tensor: elemento metálico que posibilita la tensión adecuada del sistema.
  • Absorbedor: dispositivo que absorbe la energía producida en caso de una caída.
  • Anclaje intermedio: anclaje que fija la línea al soporte, en zonas entre las placas de anclaje inicial y terminal, además de permitir el paso del anclaje móvil por ellos.
  • Absorbedor de energía: mecanismo de absorción de energía producida por una caída.
  • Anclaje móvil: dispositivo de conexión a línea de vida.

Ejemplos de líneas de vida horizontales en función del soporte

VERTICALES

Las líneas de vida verticales son consideradas EPI y sólo pueden ser utilizadas por una sola persona a la vez o las que indique el fabricante en relación a cada tipo de línea de vida vertical. Por otro lado los dispositivos deslizantes sobre línea de anclaje rígida y que conocemos como líneas de vida verticales, son cubiertos por la Directiva europea 89/686/CEE, modificada por la Directiva Directiva 96/58/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 3 de septiembre de 1996 , sobre aproximación de las legislaciones de los Estados miembros relativas a los equipos de protección individual, la cual determina los requisitos que éstos deben cumplir para poder ser comercializados en el mercado europeo.

La línea de vida vertical puede estar compuesta de cuerda, carril o cable, por lo que puede variar nuestro elemento de unión a dicha línea de vida. Lo que no se modificará es el uso obligatorio de arnés anticaídas. Las líneas de vida de cable “cuelgan” de un anclaje y por tanto deben cumplir los requisitos de anclajes, es decir, la norma EN 795 A1.

Las líneas de vida de carril están fijadas a una estructura y son estas fijaciones las que se pueden considerar estructurales. La norma EN 353/1 regula los dispositivos anticaídas deslizantes sobre línea de anclaje rígida o “carros”, denominación que reciben los elementos de conexión al cable o carril de las líneas de vida verticales con el arnés anticaídas del usuario.