Las pasarelas de seguridad son una medida de protección colectiva ideal para realizar trabajos en altura sobre cubiertas planas o inclinadas cuyo objetivo es garantizar un tránsito seguro sobre estas.
Deben construirse de forma que sea una superficie continua, estable y resistente ya que en algunos casos no solo servirá para el paso de trabajadores, sino también, para el tránsito de personal de mantenimiento que hayan de pasar con materiales para la ejecución de algún trabajo determinado.
Las pasarelas están especialmente recomendadas para cubiertas frágiles como las de fibrocemento o similares y para sortear tuberías, juntas de dilatación o aparatos que se encuentren en sus instalaciones.
Las pasarelas deben tener un ancho mínimo de 60 centímetros para que se pueda pasar sin dificultad.
Cuando se presenten casos en los que hay que salvar huecos de más de dos metros de altura, se debe de disponer en la pasarela de barandillas a ambos lados, para evitar que pueda producirse alguna caída.
Si la pasarela hay que disponerla en pendiente, se tendrá en cuenta de dotarla de peldaños o topes para evitar resbalones o deslizamientos.
Se recomienda que sean de aluminio para no sobrecargar la estructura del edificio.
La superficie debe ser antideslizante y con perforaciones para limitar la acción del viento y la evacuación del agua.

UNE-EN ISO 14122-3:2002/A1:2010