Tanto los sistemas de lucernarios o claraboyas pueden ser propensos a riesgos de caídas en alturas, y por lo tanto deben ser añadidos a la estrategia de sistemas de seguridad anticaída.

Las protecciones que se instalan con mayor frecuencia para evitar el acceso a las claraboyas está formado por un sistema de barandillas con o sin portillo, así como también de protección de rejilla aplicado directamente sobre la claraboya, y gracias a la versatilidad del material, puede utilizarse en diversas dimensiones y formatos de claraboyas.

Su instalación es sencilla y práctica, para evitar riesgos adicionales durante la instalación y ofrecer un servicio dinámico.